INICIO

CÓDICES DIGITALES

OBRAS DIGITALES

PROYECTOS

ENCARGOS

BIBLIOFILIA

Acerca de

CONTACTO

ComprarMejor
Amigos del Códice
Grandes obras literarias de la antigüedad para su disfrute y a su alcance
Libro Horas de la Virgen María, siglo XV
Mecánica de la Astronomía renovada (Astronomiae instauratae Mechanica), Tycho Brahe, año 1602
Prontuario de Sacramentos y Otras Bendiciones con Puntos Doctrinales, circa 1488
Diario de Colón. Libro de la primera navegación y descubrimiento de las Indias, s. XV
Conquista de la Nueva España. Carta de Relación enviada al Emperador por Hernán Cortés. Año 1520
Viaje alrededor del Mundo de Magallanes-Elcano (1519-1522)
El Lazarillo de Tormes, año 1554
Arte de Ballestería y Montería, s. XVII
Cuentos de la Alhambra (selección), de Washington Irving con litografías de David Zaafra
La Celestina, Tragicomedia de Calisto y Melibea
Mecánica de la Astronomía renovada (Astronomiae instauratae Mechanica), Tycho Brahe, año 1602

Editorial San Millán realizó, en primicia mundial, y después de 407 años, traducida íntegramente al español y en edición facsimilar integrada, esta gran obra científica del danés Tycho Brahe, obra capital de la Astronomía moderna, sobre la base del original que se conserva en la Biblioteca de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid (España).

Se trata de una de las obras de Tycho Brahe más relevantes en la historia de la Astronomía, totalmente inédita en español. Por primera vez en la historia se traduce del latín al español, convirtiéndose en una gran apuesta cultural y científica a nivel exclusivamente privado.

Es un hermoso libro, en sección áurea, tamaño 19,8 x 32,1 cm., 488 páginas, en edición limitada y numerada, encuadernado artesanalmente en piel legítima apergaminada, que reproduce facsimilarmente la obra original seguida de su traducción íntegra del latín original al español, página a página, y precedida por un estudio biográfico y científico que la enmarca y completa.

El famoso astrónomo danés Tycho Brahe realizó de manera sistemática, durante más de treinta años, las medidas astronómicas de mayor precisión hasta su época. Con ese envidiable cúmulo de valiosos datos, su colaborador y heredero científico Johannes Kepler consiguió enunciar sus tres famosas Leyes que rigen el movimiento de los astros en el Sistema Solar y en las que a su vez se basa la Ley de la Gravitación Universal de Newton.

Sobre su trabajo, sus instrumentos astronómicos y sus afanes escribió su famosa obra Astronomiae instauratae Mechanica (Mecánica de la Astronomía renovada). La traducción del latín al español la realizó el Dr. D. Vidal González Sánchez. El estudio científico del autor, de su obra y del conocimiento que de la Astronomía se tenía a finales del siglo XVI fue elaborado por el Profesor D. Nicolás García Herrera. El prólogo de la obra corrió a cargo del Excmo. Sr. D. Pedro Navascués Palacio, Vicedirector-Tesorero de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se encuentra depositado el original sobre el que se ha realizado la edición facsimilar integrada.

Son muchos los instrumentos astronómicos que Tycho Brahe perfeccionó, inventó y construyó en Uraninborg (o palacio del cielo), un pequeño y, a la vez, gran centro de investigación astronómica que edificó para vivir y trabajar en la isla danesa que le cedió el rey Federico II y en la que desarrolló su actividad científica durante dos décadas, poniendo los cimientos de la Astronomía moderna.

Tycho Brahe, Tychonis Brahe en latín, considerado como el padre de la Astronomía moderna, significó un antes y un después en la ciencia, fue el punto de inflexión entre el pasado y el futuro en la investigación de los astros. Lo que durante siglos había permanecido casi invariable, comenzó a cambiar de forma vertiginosa, haciendo que el ser humano conociera nuevas alternativas, tuviera nuevos conocimientos y logrando con ello que la ciencia, no sólo la astronómica, cambiara hacia nuestros conocimientos actuales. Sin él, el Universo y la percepción que tenemos de la vida, no sería igual.

Esta obra no es sólo el resultado de una labor ingente y extraordinaria, no es sólo haber logrado por primera vez traducirla al español ni ponerla al alcance de todo el que esté interesado en la ciencia, en la cultura y en la belleza plástica, sino que representa el homenaje a un hombre y a una vida de incalculable paciencia observadora.

Tycho Brahe es el astrónomo más notable del siglo XVI. Natural de Scania, provincia de Dinamarca en su época, perteneció a una familia de la alta nobleza danesa (gobernadores, almirantes, etc.) que le proporcionaron una esmeradísima educación. Pero la orientación hacia las leyes que le ofrecía su familia pronto la cambió por el estudio de las Matemáticas y la Astronomía, a la que se dedicó, con total entrega y fruición, en cuerpo y alma durante toda su vida.

Como buen exponente del Renacimiento, puso en cuestión y criticó toda la herencia astronómica recibida de los babilonios, griegos y árabes. Y decidió apoyarse en sus solas fuerzas para renovar la Astronomía (observaciones, instrumentos astronómicos, métodos, precisión de las medidas...). Su trabajo supuso un punto de inflexión en la historia de esta ciencia.

Cuando tras una vida de dedicación minuciosa y constante, retirado en su observatorio situado en una pequeña isla del Báltico, llegó a contar con una pléyade de datos cincuenta veces más precisos que los conocidos hasta entonces, pasó como Matemático imperial al servicio del emperador Rodolfo, en Praga. Allí contrató a su servicio a una joven promesa de la ciencia, Johannes Kepler, quien continuó su obra y valiéndose de las rigurosas medidas de Tycho sobre las posiciones del planeta Marte consiguió enunciar las tres famosas leyes planetarias que conocemos como Leyes de Kepler.

Esta obra, en edición facsimilar integrada, consta de tres secciones:
1ª.- Un extenso estudio científico e histórico sobre el autor y su obra, en el que se pueden encontrar todos los pormenores biográficos y astronómicos relacionados con Tycho Brahe.
2ª.- Una reproducción facsímile, fiel e íntegra, página a página, del original de 1602 que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Puede ver un 
vídeo completo de esta reproducción en YouTube.
3ª.- Y por último, la traducción del original en latín al español.

La obra es interesantísima por su contenido del que, entre otras cosas, describe el palacio-observatorio de Uraniborg (Palacio de Urania, musa de la Astronomía) construido por él en la isla de Hven, cedida para su uso por el rey Federico II de Dinamarca, y donde transcurrió el periodo más productivo de su vida científica. Incluye una relación pormenorizada de sus métodos de trabajo, de la descripción y uso de los instrumentos astronómicos de su invención, de la vida en la isla, sus inquietudes, relaciones... Esta parte es conocida como la pequeña autobiografía, la única que nos ha llegado de su pluma.

La trascendencia de la obra de Tycho Brahe para la Astronomía es muy notable. Fue el primer astrónomo que vio y reconoció por primera vez en la historia, una nueva estrella (lo que hoy se llama una supernova). El hecho ocurrió en 1572 y supone un hito en cuanto deja sin validez la antigua teoría de Aristóteles sobre un Universo fijo y cristalizado, formado por esferas duras e inmutables. Tycho midió y situó tan precisamente la posición de la supernova en la constelación de Casiopea gracias a lo cual, hoy día se ha podido hallar la remanente de esa estrella, logro conseguido por un equipo internacional de astrónomos, entre ellos una española.

Tycho también propuso su modelo astronómico del Sistema solar, intermedio entre el modelo geocéntrico de Ptolomeo y el heliocéntrico de Copérnico, pues aunque suponía a la Tierra en el centro del Sistema y el Sol girando a su alrededor, a su vez era el Sol el centro de giro de los restantes planetas. Con los datos atesorados por el astrónomo danés, Kepler recopiló lo necesario para publicar las tablas Rudolfinas, que durante dos siglos fueron imprescindibles para la Astronomía, náutica, geodesia, cronología, cartografía, etc., con unas mil estrellas registradas con sus coordenadas. Y con la tarea que asignó a su colaborador Kepler sobre la órbita de Marte, éste pudo establecer las leyes planetarias: forma elíptica de las órbitas de los planetas, velocidad areolar constante de cada planeta en su trayectoria, y periodo de rotación del planeta proporcional a su distancia al Sol. Precisamente esta última ley es la piedra angular sobre la que Isaac Newton basó la deducción matemática de su Ley de la Gravitación Universal. Así, en los cimientos de toda la Astronomía moderna se encuentra el genio, la sabiduría y la personalidad de... ¡Tycho Brahe!

La edición facsimilar integrada que ha realizado Editorial San Millán es un bellísimo ejemplar ejecutado en piel legítima apergaminada, repujada y encuadernada totalmente de forma artesanal, uno a uno. Las sensaciones plásticas que transmite el libro, nos lleva a los tiempos de finales del siglo XVI y principios del XVII, cuando los artesanos dedicaban su tiempo y su vida a la realización de obras convertidas en pequeños museos de conocimiento en miniatura.

Para esta edición especial se han empleado dos tipos de papel distintos, ambos de primerísima calidad y dotados de tratamientos especiales de alta longevidad, así como de un alto gramaje, uno especialmente preparado para el estudio codicológico de la obra y para la parte de la traducción y otro especial para la reproducción del facsímile del libro original.

Total de páginas: 488
Tamaño: 200 x 323 mm., formato áureo.
Ex-Libris
Prólogo por el Excmo. Sr. D. Pedro Navascués Palacio
Estudio biográfico, científico, social e histórico por Nicolás García Herrera
Facsímile del códice
Traducción fiel e íntegra por Vidal González Sánchez
Epílogo
Edición de Bibliofilia, única, limitada y numerada a 950 ejemplares venales bajo certificación notarial individual al final de cada libro.


Precio actual:

  • Por ejemplar: 425 €

PULSE AQUÍ para pedidos e información.
INICIOCÓDICES DIGITALESOBRAS DIGITALESPROYECTOSENCARGOSBIBLIOFILIAAcerca deCONTACTOComprarMejor